Vladimir V. Maiakoski

150.000.00071529_1668749888131_1518844937_31637297_7319574_n

150.000.000 es el nombre del artífice de este poema.
Su ritmo: la bala.
Su rima, el fuego saltando de un edificio al otro.
150.000.000 hablan por mi boca.
Esta edición fue impresa con la rotativa de los pasos,
en el papel vitela del adoquinado.
¿Hay quién pregunte a la luna?
¿Hay quién pretenda que el sol le rinda cuentas?
¿Quién se atrevería a afirmar:
éste es el autor más genial de la tierra?

De igual modo
este poema
no tiene autor.
Su única idea es
brillar en el día naciente.
Ese mismo año,
en ese día y hora,
bajo tierra, en la tierra por el cielo y aún más arriba
aparecieron estos
carteles,
octavillas,
affiches:
«¡A TODOS!
¡A TODOS!
¡A TODOS!
¡A todos
los que ya no aguantan más! ¡Salid
y marchad juntos!»
(firmas):
La Venganza —maestro de ceremonias.
El Hambre —administrador.
La Bayoneta.
La Pistola.
La Bomba (tres
firmas:
los secretarios
¡Vamos! ¡Vamos, vamos!
¡Ja. ja!
ja, ja, ja, ja, ja, ja! ¡Se caen!
¡Eh, Juanón!
¡Mete billetes en la alpargata!
¡No vayas descalzo al mitin!
¡Adiós, Rusia del alma!
¡Se acabó la pobre!
¡Ya encontramos otra Rusia!
¡La internacional!
¡Vamos!
Sentado en sillón de oro
toma té con bizcochos.
Iré a verle,
furioso.
Iré a verle
tísico.
Iré a verle
y le diré:
«Wilson, oye,
Woodrow,
¿quieres un cubo de mi sable? Ya verás…»
Llegaremos hasta el mismísimo
hasta Lloyd George
Y le diremos:
«Oye,
Jorgito…»
—Hasta él no llegas.
Hasta él hay océanos.
Con esos no puede el jamelgo
No importa.
Iremos a pata. Despertaba a la llamada
de los bosques. Fieras y fierecillas segregaban fuerza.
“Un lechón gruñía aplastado por un elefante.
Los cachorros formaban hileras de cachorros.
El grito humano es insoportable.
Pero la fiera se exprimía el alma.
(Os traduciré el bramido de los animales,
si no conocéis la lengua animal):
«¡Escucha, Wilson,
bola de grasa! Si la culpa es del hombre,
castígalo.
Nosotros
no hemos firmado el pacto de Versalles.
Las fieras, sí,
¿pero por qué debemos pasar hambre?
¡Que sufran ellos nuestro dolor animal!
¡Quién pudiera hartarse una vez más!
¡Vamos a las Indias, rebosantes de hierbas!
¡A las praderas americanas!»
¡Oh! ¡Oh-uh!
Ya no cabemos en la jaula-bloqueo.
¡Adelante, automóviles!
¡Al mitin, motocicletas! ¡Lo pequeño, a la derecha!
¡Ceded el paso a los camiones!
¡Los caminos se pusieron en fila india!
Escuchad lo que dicen los caminos
¿Qué dicen? «Nos asfixiamos de tanto viento y polvo,
retorciéndonos en los raíles por estepas hambrientas.
Por dóciles kilómetros sin empedrar,
estamos hartos de arrastrarnos tras los presidiarios.
Queremos saturarnos de asfalto,
ceder bajo el peso del expreso, ¡levantáos!
¡Basta de dormir carreteras mecidas por el polvo!
¡Vamoooos!» ¡Vamos a las minas! ¡A por pan!
¡A por el moreno!
Sembrado para nosotros.
Sin leña
sólo los tontos pueden andar. ¡Al mitin, locomotoras!
¡Locomotoras, al mitin!
¡Rápiiiido!
¡Rápidorápido!
¡Eh,
regiones,
levad anclas!
Tras Tula, Astrakán,
una mole tras otra,
inmóviles
desde Adán,
arrancaron
y avanzan sobre otras, con ruido de ciudades.
Llevando por delante la oscuridad rezagada,
tropezando con las frentes de los faroles,
iban al mitin legiones de luz,
con las zancadas de postes eléctricos.

Y por encima
conciliando el agua y el fuego,
pudriéndose de ahogados, fluían los mares.
«¡Paso a las olas del Caspio!»
¡No volveremos a Rusia! No en el flaco Bakú,
en las playas de la jubilosa Niza brincaremos
con la ola mediterránea.»
Y, por fin,
tras el trueno
de correr y de trotar, respirando a pleno pulmón,
en borbotones de nubes salieron
por los agujeros los aires ya tormentosos de Rusia.
¡Vamo-o-o-s! ¡Vamosvamos!
¡Y todos
los ciento cincuenta millones de gentes, billones de peces,
trillones de insectos, animales salvajes,
animales domésticos, centenares de regiones,
con todo lo que
hay construido, lo que vive en ellas,
todo lo movible,
inamovible,
lo que apenas se movía, reptando,
arrastrándose, nadando.
Marcho en avalancha
¡en avalancha!
Y retumbaba el sitio
donde estuvo Rusia.
Lo importante
no es comerciar con sacarina.
¡El corazón quiere ser campana que doble!
Hoy al paraíso
lanzaremos a Rusia más allá
de los irisados pozos del crepúsculo.
¡Ja, ja,
ja, ja, ja, ja,
ja, ja!
¡Vamosvamos!
¡A través de la guardia blanca de las nieves!
¿Por qué las regiones sacan sus carnosidades de los límites
que por siglos les fijaron las autoridades?
¿Por qué aguzan el oído los cielos?
¿A quién atalaya el horizonte?
Por eso
hoy
los ojos del mundo entero están puestos
en nosotros y todos los oídos alertas
captan el más mínimo sonido nuestro
Para ver esto
Para escuchar estas palabras: esto
es la voluntad de la revolución,
lanzada más allá de sus últimos límites
esto
es un mitin
armazones de máquinas, gentes,
y cuerpos de animales, esto
son manos
patas
pinzas
bielas levantadas
aun donde el aire enrareció
prometiendo una misma cosa al unísono.
Olvidad
a los poetas
que lanzan aullidos celestiales,
olvidadlos,
escuchad esta canción: «Vinimos a través de ciudades,
nos abrimos paso en la tundra,
pisamos fango y charcos.
Vinimos millones
millones de obreros,
millones de trabajadores y empleados.
Vinimos de las casas,
escapamos de los almacenes,
de las callejuelas alumbradas por los incendios.
Vinimos millones,
millones de objetos,
destrozados,
rotos, arruinados.
Bajamos de las montañas
reptamos por bosques
y campos de cebada agostados por los años.
Vinimos,
millones,
millones de ganado,
cerriles,
embrutecidos, hambrientos.
Vinimos
millones
de impíos,
paganos
y ateos
con la frente,
el hierro oxidado,
el campo,
Recemos todos a Dios, con fervor. ¡Aparece,
no de un mullido tálamo estelar, Dios de hierro,
Dios de fuego
Dios, ni Marte,
ni Neptuno, ni Vegas,
Dios de carne,
¡Dios-Hombre!
Baja de las estrellas que brillan en las arenas,
liberado de las alturas, terrestre,
¡sal,
aparece
entre nosotros!
No el que
«estás en los cielos».
Hoy
a la vista de todos obraremos milagros,
nuestros propios milagros.
Nos encabritamos
si en tu nombre
hay que batallar
en medio del humo en el fragor del turno.
Nuestras hazañas
serán más difíciles que las del Creador
que llenaba
de cosas el vacío.
No sólo tenemos que construir con imaginación nueva,
sino también dinamitar lo viejo.
¡Sed, danos de beber! ¡Hambre, aliméntanos! Ya es hora
de llevar el cuerpo al combate.
¡Más tupida sea la descarga contra los cobardes!
¡Contra el montón, fuego de metralla!
¡Que todo venga
del mismísimo fondo del alma!
¡A fuego,
a llama,
a hierro,
a luz,
abrasa,
quema,
corta,
destruye!
Nuestras piernas
son abanicos que aventan la polvareda.
Nuestras aletas son naves.
Nuestras alas son aeroplanos.
¡Caminar!
¡Volar!
¡Cruzar!
¡Rodar!
haciendo inventario del mundo entero.
Si esa cosa es útil,
bien,
sirve.
Si es inútil,
¡al diablo!
Una cruz negra.
¡Acabaremos contigo,
mundo romántico!
Basta de fe
en el alma,
¡electricidad,
vapor!
¡Basta de mendigos!
¡Embolsad las riquezas de todos los mundos!
¡Matad cuanto es viejo!
¡De los cráneos haced ceniceros!
Arrasadas las antiguallas,
un mito nuevo se impondrá en el mundo.
Romperemos con el pie la barrera del tiempo.
Miles de arcoiris colorearán el cielo.
En un mundo nuevo se abrirán
las rosas y los sueños ensuciados por las rimas.
Todo estará hecho
para el placer
de los niños grandes que somos.
Inventaremos
rosas nuevas,
rosas de capitales con pétalos de plazas.

Vosotros,
los marcados con el estigma del suplicio,
ved al verdugo de hoy.
Y sabréis
que los hombres
pueden ser cariñosos,
con el amor
que la estrella trepa por un rayo.
Nuestra alma
será
confluencia de los Volga de amor.
Todo el que las aguas traigan
—tú o cualquier otro—
será bañado por una mirada luminosa.
Por las arterias más finas
botaremos
las naves faéricas de los hallazgos poéticos.
Y tal como lo escribimos
el mundo será
el miércoles
y ayer
y hoy
y mañana y siempre,
por los siglos de los siglos. Por el verano secular,
lucha,
canta:
«En la batalla final» ¡Coreemos un himno común!
¡Más de un millón!
¡Multipliquémonos por cien! ¡Vamos, por las calles!
¡A los tejados!
¡Tras los soles! ¡En los mundos!
¡Gimnastas de la palabra!
Y Rusia
ya no es un pordiosero
no es un montón de escombros, no es ceniza de casas
Rusia
Rusia entera
es un solo Iván,
sus brazos
son
el Neva
y sus pies las estepas del Caspio.
El siguiente fragmento narra
el cuerpo a cuerpo que sostienen Iván,
en harapos tras atravesar océanos y montañas,
y W. Wilson, en Chicago.
Atrincherado en su palacio,
Wilson resiste, acciona unos resortes dorados,
y de inmediato se alarga
la cadena de formaciones inhumanas.
Más terrible que tanques,
que aguerridos regimientos,
el hambre
se levanta, sin vientre,
con cien bocas, con millones de mandíbulas,
y sale de un salto.
Muerde una ciudad
—se rompe como una nuez.
Atrapa una villa —y sus huesos crujen.
A los hombres, a los animales,
se los traga a puñados.
Precediéndola,
aguzado el oído,
abre la marcha la ruina.
La fábrica respira.
la ruina la oye.
La ruina oye.
La fábrica respira.
La ruina la estrecha,
la fábrica se desmorona.
Ataca, blandiendo un trozo de vía férrea.
Todo se convierte en polvo, declina,
se hunde. ¡Prepárate!
¡Al ataque!
¡Trabaja!
¡Suda!
La garganta del hambre,
el morro de la ruina,
¡Las estrangularemos
con el nudo corredizo de las vías

Y cuando el país iba a quedar sin aliento
—cortado por el hambre—
entonces,
blandiendo el ariete hidráulico de los trenes,
el transporte se puso en marcha.
Las locomotoras, con su blanca barba al viento,
combaten, el hambre cede,
y los trenes cargados de trigo,
empezaron a pasar por encima de su cuerpo,
comiéndose los restos.

Estremecido de rabia,
Woodrow
ordena:
«Aniquiladlo enseguida»
y envía enjambres de guerreros jóvenes…
Y todos avanzan protegidos por el fango,
espiroqueta sobre espiroqueta,
vibrión sobre vibrión.
El veneno de los microbios,
las patas de los piojos,
ensucian la sangre,
hacen cosquillas a los cuerpos.
De una copa inédita
surgen las enfermedades,
de pronto,
el hombre
adormecido
se llena de manchas se hincha, y estalla
como un hongo. Entonces se ponen en marcha
precedidos por cierta
farmacia arcoiris,
poniendo en las troneras botellas de fenol, lazaretos,
clínicas,
hospitales. Los piojos retroceden
estrechando filas,
perseguidos
por el fuego
de los microscopios.
La cadena desinfectante los golpea y golpea.
Los enemigos son puestos
patas arriba.
Y abajo
blandiendo como bandera una receta,
desfila triunfalmente el Narkomzdrav del mundo entero.
De Wilson sale un extraño sonido,
— Enfermedades y penurias han sido vencidas,
y envía su último ejército,
el ejército envenenado por las ideas.

—————————————

3135_1124322357783_1518844937_30304393_5625880_n

¡ESCUCHAD!

¡Escuchad!
Las estrellas están iluminadas,
¿quiere decir esto
que le son necesarias a alguien,
que alguien desea su existencia,
que alguien está echando
margaritas a los puercos?
Arremetiendo
contra la tormenta y la polvareda,
llegó hasta Dios,
temiendo estar en retraso.
Lloró,
besó su mano nudosa,
imploró—
¡necesitaba una estrella!—
juró
que no podía soportar
su martirio sin estrellas.
Después
paseó su angustia
fingiendo estar tranquilo.
Le dijo a uno:
«Ahora te sientes mejor, ¿verdad?
¿Ya no lloras?»
¡Escuchad!
Las estrellas están iluminadas—
¿Quiere decir que alguien
las necesita? ¿Quiere decir
que es indispensable
que todas las noches
por encima de los techos
brille al menos una estrella?

 ——————————————————————-
 EL POETA ES UN OBREROmaiakovski
 

Se le ladra al poeta:

«¡Quisiera verte con un torno!

¿Qué, versos? ¿Esas pamplinas?

¡Y cuando llaman al trabajo, te haces el sordo!»

Sin embargo

es posible que nadie

ponga tanto ahínco en la tarea

como nosotros.

Yo mismo soy una fábrica.

Y si bien me faltan chimeneas,

esto quiere decir

que más coraje me cuesta serlo.

Sé muy bien

que no gustáis de frases vacías.

Cuando aserráis la madera, es para hacer leños.

Pero nosotros

qué somos sino ebanistas

que trabajan el leño de la cabeza humana.

Por supuesto

que pescar es cosa respetable. Echar las redes.

¿Quién sabe? ¡Tal vez un esturión!

Pero el trabajo del poeta es más beneficioso:

la pesca de hombres vivos, esto es lo mejor.

Enorme, ardiente es el trabajo en los altos hornos,

donde se forma el hierro chisporroteante.

¿Pero quién

se atrevería a llamarnos holgazanes?

Nosotros bruñimos las mentes con áspera lengua.

¿Quién es más aquí?

¿El poeta o el técnico

que procura a los hombres

tantas ventajas prácticas? Los dos.

Los corazones son también motores.

El alma es también fuerza motriz.

Somos iguales.

Camaradas de la clase trabajadora.

Proletarios del cuerpo y del espíritu.

Solamente unidos

solamente juntos podremos engalanar el universo,

acelerar el ritmo de su marcha.

Ante una oleada de palabras, levantemos un dique.

¡Manos a la obra!

¡Al trabajo, nuevo y vivo!

Y a los que discursean

que se les mande al molino.

¡Para que el agua de sus discursos haga girar sus aspas!

——————————————————-

MI UNIVERSIDADgraffiti_maiakovski

¿Sabe francés,
restar,
multiplicar?

¡Declina maravillosamente!
¡Que decline!
Pero oiga,
¿acaso usted podría cantar a dúo,
con los edificios?
¿Usted acaso comprende
el idioma de los tranvías?
El hombre, a veces,
apenas sale del cascarón
y ya lleva libros bajo el brazo,
y cuadernos escritos.
Yo,
aprendí el alfabeto en los letreros,
hojeando páginas de estaño y hierro.
Los maestros,
toman la tierra,
la descarnan,
la destrozan,
y enseñan:
-Toda ella
no es más que un globo pequeño, redondo.
Pero yo,
con los codos aprendí geografía.
No en vano he dormido tanto sobre la tierra.
Los historiadores se atormentan con

/importantes preguntas:
-¿Era o no era roja la barba de Barbarroja?
¡Que sea! No me gusta meterme en las mentiras con
/telaraña. Yo conozco de Moscú, cualquiera de sus
/historias. Hablan de Dobroliubov
(para que lo odien) pero su apellido está en contra,
protesta la familia.
Yo,desde niño
aprendí a odiar a los gordos,
a los que se venden por una comida.
Se sientan, charlan,
y para gustarle a la dama,
hacen sonar sus pobres ideas
con sus frentes llenas de monedas.
Yo, dialogaba sólo con los edificios,
y las tomas de agua eran mis interlocutoras.
Con la ventana del oído atento escuchando,
los techos oían lo que les arrojaba al oído.
Y luego,de noche,
sobre una cosa
o la otra
nos pasábamos charlando,
moviendo la “sin hueso”.

—————————————————

CONSEJOS SOBRE COMO ESCRIBIR POESIA PARA LOS OBREROS POR VLADIMIR MAYAKOVSKICCCP_Mk101-5

1. La poesía es una producción dificilísima, complicadísima pero es producción.

2. Enseñar a escribir versos, no es estudiar la preparación de determinado tipo de obras poéticas, sino estudiar los medios utilizados en cualquier trabajo poético, estudiar los hábitos de producción, que ayudan a crear estos nuevos medios.

3. La novedad del material y de los medios de expresión es indispensable para toda obra poética.

4. El trabajo del poeta debe ser cotidiano, debe trabajar todos los días para mejorar su dominio en la materia y acumular reservas poéticas.

5. Una buena libreta de apuntes, y saber manejarla, es más importante que saber escribir sin cometer errores en alguna métrica anticuada y moribunda.

6. No hay por qué lanzar en marcha un gran taller poético para hacer únicamente pequeños encendedores poéticos. Se debe eludir esa forma irracional de trabajo. Se debe tomar la pluma cuando no tenemos otro medio para expresarnos más que en verso. Hay que escribir ciertas obras únicamente cuando se siente con absoluta claridad el encargo social.

7. Para comprender con justeza el encargo social, el poeta debe estar en el centro de los acontecimientos. Los conocimientos teóricos de economía política, el conocimiento real de la vida, el ambiente, los conocimientos de historia son para el poeta más importantes que los tratados escolásticos que siguen rezando a viejos ídolos y profesores dogmáticos e idealistas.

8 Para el cumplimiento mejor del encargo social, debemos estar a la vanguardia de nuestra clase más progresista, debemos luchar juntos con ella en todos los frentes de combate. Debemos hacer trizas la leyenda del arte apolítico. Este viejo cuento surge ahora bajo un nuevo aspecto, cubierto por la charla de los amplios panoramas épicos (primero épicos, luego objetivos y por último sin partido), hablando del gran estilo (primero grande, luego elevado y por último celestial), etc., etc.

9. Si tratamos al arte únicamente como una producción complicadísima, se eliminará la casualidad, la falta de principios en los gastos y la arbitrariedad en las valoraciones individuales. Al tratar al arte únicamente como una producción se ubicarán las diferentes ramas del trabajo literario con los mismos derechos de existencia; los del verso y la nota del corresponsal obrero y campesino. En vez de reflexiones místicas sobre un tema poético permitirá tratar el problema de acuerdo a una rigurosa calificación
poética.

10. Es imposible darle un valor decisivo y dominante a la así llamada elaboración técnica. Pero, precisamente esa elabora¬ción hace de la obra poética su valor y crea las posibilidades de su utilidad. Únicamente la diferencia de estos medios de elaboración crea la diferencia entre los poetas; sólo el conocimiento, el perfeccionamiento, la acumulación, la diversificación de métodos literarios hace de un hombre un escritor profesional.

11. El ambiente cotidiano tiene influencias también en la conciencia del poeta y en la creación de sus obras como los demás factores de su ambiente. La palabra “bohemia” se ha transformado en un elemento negativo para todo ambiente artístico. Por desgracia, la lucha contra estos elementos se hace sólo con palabras y no con medios. Es un hecho, por desgracia, la existencia de ese clima gastado y conocido de carrierismo literario, de individualismo, de estrechos intereses y mezquindades de círculo, de reemplazo de conceptos poéticos por otros de calidad muy inferior. Hasta el traje del poeta y su conversación con su mujer debe ser diferente y determinada por toda su producción poética.

12. Nosotros, los del L.E.F. (Frente de Izquierda), jamás decimos que somos los únicos dueños de los secretos de la creación poética, pero sí somos los únicos que deseamos descubrir esos secretos, los únicos que no queremos rodear la creación poética con especulaciones de carácter artístico-religiosas.

———————————————————————-

VLADIMIR MAIACOVSKY (1893-1930)

PASADA LA UNA DE LA MAÑANA…

Pasada la una de la mañana. Debés haberte ido a la cama.
La Vía Láctea derrama un río de plata a través de la noche.
No tengo apuro; con relampagueantes telegramas
No tengo motivos para despertarte o preocuparte.
Y, como dicen, el incidente está cerrado.
El bote del amor se ha estrellado contra la amoladora diaria.
Ahora vos y yo somos renunciantes. Para qué molestarse
en saldar penas mutuas, dolores y heridas.
Mirá qué quietud se establece sobre el mundo.
La noche envuelve el cielo en tributo de las estrellas.
En horas como éstas, uno se alza para arengar
Las épocas, la historia, y la creación toda.

[Encontrado en el bolsillo de Maiacovsky después de pegar-
se un tiro. Parece haber sido parte de un poema más extenso
sobre el que estaba trabajando en ese tiempo.]
[Del inglés, George Reavey]

Homenaje a: Vladimir Vladimirovits Maiakovski en
el primer centenario de su nacimiento: 1883 - 1993

MILLONES DE OPRIMIDOS*

Millones de oprimidos
es el nombre del autor

de este poema.

Las balas son su ritmo,
su rima es el grito de

las masas:

¡El poder nace del fusil!

Millones de oprimidos
en el mundo hablan con:
                                      palos,
                        piedras,
            fusiles,
dinamita.

¡Esta es nuestra palabra armada!

Que cada palabra,
                              que cada verso,

nacido en los:
                                        campos,
                             socavones,
                   en las fábricas
         en las escuelas,
en las cárceles,

animen la acción
contra esta maldita guerra
que nos liquida aquí

y en el vientre materno.

¡Esa es la idea!

Se imprime a diario
                                 con la rotativa:

De los dientes
                       que mastican la rabia.
De los labios
                      que se han olvidado
ya del beso.

De los ojos
                  que derramaron
ya todas
               sus lágrimas.

Por eso yo os digo
oprimidos del mundo
nadie es autor
de este poema

sólo tú,
            sólo tú,

millones de veces tú,
billones, más billones
                                  de veces tú.

¡Oh Maiakovski!
Ayer cayó Iván,
                          tu Iván,
                                       tu gran Iván.

Lo intoxicaban con cola,
con pasta todos los días

y lo ahogaron en Whiski.

No pudo soportar
le destrozaron:
                         el hígado,
                                        el cerebro.

Desde América,
                           más cerquita aún,

desde Europa,
                        desde Asía,
                                           más aún,
desde su seno
                        asesinaron
                                           a Iván.

Y ese día
                ese amargo día

para los oprimidos del mundo,
la amarilla prensa mundial
anuncio con tus colores

la noticia:

¡Se derrumbó URSS! ¡Cayó Rusia! ¡Se derrumbó el comunismo! ¡Se derrumbó  el socialismo!                                                FIRMAN: Kennedy, Jruvchov, Teng, Johnson, Castro, Nixon, Regan, Bresnev,  Bush, Clinton, Yelsin, Gorvachov. Dos firmas más ilegible:                    presidente de la OTAN.                     presidente de la ONU.

Hoy lo han sepultado
con bandera imperialista.

1883  a 1993 
Georgia te vio nacer, 
Moscú te vio morir,
Rusia fue tuya,
tú fuistes de Rusia.

A los 100 años
                        no sé si te recordarán.
Si no lo hacen,
                        lo harán:

Con la piel
                  abrigando
                                   los huesos.

Con el corazón
                         enchufado
                                         al caño.

El alma entonces
                           se encenderá
                                                  con tus versos

y esa boca hambrienta
                                        gritará:

¡Guerra!
¡Guerra!

Y el eco retumbará
en las montañas
y, el cerebro descraneado
se pondrá a andar.

¡No!
A volar con las alas del viento:

desde América,
desde los andes peruanos,
donde el sol rojo reverberando
desde la República Popular
del Perú de Nueva Democracia

hasta Rusia,
hasta China,
hasta los pueblos
oprimidos del mundo irá,

desenfundando
las tres espadas.

Y con dólares,
                      esterlinas,
                                     francos,
                                             marcos,

tapizaremos:
                    carreteras,
                                   caminos,
                                                 pisos,
                                                     muebles,
                                                              paredes.

Y en bandeja de plata el pan
aguardará todo los días
las 24 horas en las mesas.

¡Así será!

Con nueva ideología
                             dinamitaremos
                                                 los cráneos.

Dinamitaremos con dinamita
       todo lo que es viejo
  al horno lo arrojaremos.

¡Crueldad!
¡Crueldad!
¡Crueldadcrueldad!

No tienen compasión,
                             nos liquidan
                                             como quieren:

en secreto,
ante los ojos del mundo.

¡Oh niños de Somalia!
¡Oh mujeres de Somalia!
¡Oh hombres de Somalia!
¡Oh oprimidos del mundo!

Echemos a andar con odio
los pasos
hacia la liberación.

Oh, oh
Oh, oh, oh
Oh, oh,

¡No caminen!
                ¡Corran!
                          ¡Vuelen!

¡Va-a-a-a-a-mos!

Cojamos la bandera
de la revolución,
somos los rayos del sol.

Nuestros húmeros
son rifles,

¡No! ¡No!
¡Cañones!

Nuestras falanges balas.
Nuestras piernas,
ruedas dentadas.

Nuestro corazón,
una bomba.

¡Disparar!
             ¡Rodar!
                        ¡Estallar!

No se puede ser Gacela
frente a la víbora,
antes, lanzar la guadaña.

¡Guerra
¡Guerra!

¡Guerraguerraguerrapopular!

Y millones de oprimidos
y aún más, a la voz de:
1, 2 y 3

Cantarán:

“Agrupémonos todos
en la lucha final… ”

y mañana,
no habrá oprimidos

y trillones de trillones
y aún más:

en el bosque,
en la siembra,

en la cosecha,
en las fábricas,

en las escuelas,
Cantarán:

“Agrupémonos todos… ”

¡Va-a-a-a-mos!

Desandar el camino
de los usurpadores

desde el Cuzco,
hasta Chihuahua

el objetivo es más allá.

Próxima concentración: Quito,
el itinerario es:

Bogotá,
       Panamá,
            Nicaragua,
                   Salvador,
                      Guatemala,
                               Honduras,
                                         Cuba,
                                               Haití,
                                                  México
                                                                …
¡Aprisaaprisa!

Levantemos los húmeros.

Las masas
                  es la más potente
arma nuclear,
                       juntémosla.

¡Levantemos obreros!
¡Levantemos campesinos!

El océano ya no es pacífico,
del otro lado también vendrán
con el Atlántico
resguardando las playas:

pulpos,
          ballenas,
                       tiburones.

¡Qué sientan las grandes olas!

¡No, no!
¡Sutnamis!

No olvidemos las pirañas.
¡Qué resguarden los ríos!

¡Así será!
V. Clinton y CIA.

No tendrás escapatoria,
iremos hacia a ti
con nuestros males,
iremos hacia ti gritando:

¡Juicio popular!

iremos hacia ti
y te diremos al unísono:

¡Esperad acá, ahora
                          mandamos nosotros!

Y una a una,
                     las estrellas
iremos bajando
                          del cielo

para pintarlo de rojo

y una gran hoz
y un gran martillo,
se entrecruzaran.

Eso harán millones
de oprimidos.

¡Va-a-a-a-mos!

Llevar el suero.

¡Va-a-a-a-mos!

¡Suban!
          ¡Suban!
                    ¡Suban!
                               ¡Suban!

Crucemos la gruesa
frontera marina,

hacia:
       Europa,
                Asia,
                       Rusia,
                               China.

¡Subamossubamos!
¡Aprisaaprisa!
¡Prontopronto!

Las nubes ya parten,
grises, oscuras,
cargadas muy cargadas.

Soltar volantes,
                    folletos,
                             octavillas.

¡No!

las bombas no,
aún no.

Que las manos del viento
lo entreguen
a todo el mundo.

¡Digo a todo el mundo!

En el mar,
los peces también
tienen derechos.

No olvidéis de ningún
ser animado o inanimado,
todos tienen derechos:

                     ¡A  todos!                                       Primero: El marxismo-leninismo-maoísmo principalmente maoísmo Ideología todopoderosa del proletariado es la única capaz de transformar: al mundo, al hombre, a la sociedad y llevarnos a la meta: el dorado y resplandeciente comunismo. Segundo: El maoísmo encarnándose en los pueblos del mundo marcha a comandar la nueva gran ola de la revolución proletaria mundial…Tercero: La nueva tendencia revolucionaria en el mundo es la guerra popular.    ¡Gloria al marxismo-leninismo-maoísmo principalmente maoísmo! ¡Viva  la guerra popular!  
FIRMAN: C. MARX. F. ENGELS. STALIN. LENINP. MAO P. GONZALO
 

Hemos llegado,
soltad escaleras,

las eléctricas también,
descended.

¡Aprisaaprisa!
¡Se corren!
¡Se escapan!

¡Allá van!

Gritan las masas
desde lo alto.

A dónde escapas
miserable traidor.

¡A los Estados Unidos!

Gritan los de abajo.
¡Pues llevadles
con soga al cuello!

La cita cumbre
es en los Estados Unidos.

Allí a malvados,
traidores y genocidas
juzgaremos.

¡Así será Boris Yelsin!

No tendrás escapatoria,
iremos hacia ti
con maoísmo.

Iremos hacia ti gritando:

¡Muera el revisionismo!
¡Muera la perestroika!
¡Muera el capitalismo!

Iremos hacia ti
y te diremos:

<<¡Escucha Yelsin, ¿sabes?

Tienes cara de marrano,
cuerpo de marrano

y actúas como marrano,

por lo tanto irás al juicio
como marrano!>>

Delfines,
              gaviotas,

pasar la voz:
                 a Francia,
                       Inglaterra,
                              Alemania.

¡Qué los lleven a USA!
¡Qué los lleven a USA!
¡Qué los lleven a USA!

¡NO!
Hacerlo por Fax.

¡Va-a-a-a-mos!

Todos los seres vivos
rumbo a China.

¡Oh China!
China del gran Mao,
China de la Gran
                         Revolución
                                         Cultural
                                                  Proletaria.

A ti iremos con:

maoísmo,
         guerra de guerrillas,
                                 guerra popular

y vacunaremos
                        contra la peste
a todos tus hijos
                       hasta los 88 años

con los graves
l                     a eutanasia
                                     aplicaremos.

Luego vacunaremos
                                 a los recién nacidos.

¡Qué se aplique la vacuna
                                         al mundo entero!

Sólo así acabaremos:
                            con la peste,
                                        el hambre,
                                                  el racismo,
                                                     la delincuencia,
                                                                        el SIDA
                                                                 y la drogadicción
                                                                                               .
                                                                                                    .
                                                                                                         .

¡¿Por qué las fronteras
están en vuestros bolsillos?!

¡Arrojadlas!

¡Quemadlas!

Poned en marcha
autos,
         motos,
                  barcos,
                           aviones.

¡Corred!
               ¡Nadar!
                           ¡volar!

Todos a América
                         al juicio.

A juzgar a quienes
se llevaron el pan
de nuestras mesas.

A quienes enfrentaron
                      hermanos contra hermanos.

¡Va-a-a-a-mos!

Traed en tarros,
traed en cubos

los colores nuevos
pintemos con ellos:

¡La meta es el dorado
y resplandeciente
comunismo!

La casa blanca
será la casa roja.

¡Silencio!

El juicio va a empezar,
señala el juez:
un loro.

Toma nota el relator:
un gato.

Acusa el fiscal:
el pueblo.

¡Acusados!

Llama el juez
y pregunta:

¿Son culpables o inocentes?

¡Inocentes!

Gritan los mentirosos al unísono.

El jurado integrado por:

dos leones,
       dos tigres,
        dos serpientes,
            dos niños somalíes,
                  dos niños haitianos,
                          dos niños peruanos,
atentos escudriñan
a los acusados,
a los testigos.

La custodia está
garantizada,
por todas partes
millones de oprimidos.

¡Silencio!

Pide el juez.

Los acusados,
pónganse de pie.

¿Cuál es el veredicto?

¡Culpables su señoría!

Alan García,
Alberto Fujimori,

culpables de genocidio,
robo, narcotráfico…
y de matar de hambre
al pueblo.

A Bush,
           Regan,
                    Clinton,

culpables de:

saqueadores internacionales,
terrorismo, asesinatos, genocidios…

A Teng,
          Gorvachov,
                            Yelsin,

culpables de traición.

A todos ellos,
la pena será de muerte.

A los otros,
cadena perpetua,
libertad vigilada.

Millones de oprimidos,
hoy no tienen nada
pero mañana lo tendrán todo.

Es cuestión de atreverse,
si no lo hacemos nadie
lo hará por nosotros.

Oprimidos:
es hora de desandar el camino
de los usurpadores.
Encarnemos con voluntad,
amor y convicción,
la todopoderosa
ideología, el:

marxismo, leninismo, maoísmo,
principalmente maoísmo
y transformemos con ella todo:
al mundo,
al hombre,
a la sociedad.

El maoísmo se impondrá
¡Ya lo verán!

* De 150 millones de oprimidos de VVM

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s